Publicado: 19 de Septiembre de 2016

a suelen crear profesionales como abogados, médicos, ingenieros, arquitectos o economista, dado que entre las obligaciones para acogerse a esta modalidad jurídica de empresa están las de tener titulación universitaria oficial, perfectamente acreditada y relacionada con el servicio prestado, y estar inscrito en el correspondiente Colegio Profesional. La opción es aconsejable en aquellos casos en los que varios profesionales deciden unir sus fuerzas en un objetivo empresarial con perspectivas de crecimiento.
El objetivo de una Sociedad Limitada Profesional (SLP) es la prestación de servicios profesionales, de carácter colegiado, algo que podría hacerse también como autónomo pero que al hacerse como sociedad mercantil presenta algunas ventajas. Las dos principales que se apuntan desde la Universidad Internacional de Valencia para esta personalidad jurídica propia son:
1.-Desde un punto de vista económico, un proyecto común de despacho o gabinete profesional sitúa a los profesionales en mejor posición competitiva frente a quienes actúan individualmente, logrando especialización en las materias y un mejor asesoramiento. Se pueden producir economías de escala y de producción conjunta cuando los profesionales que se unen ofrecen cierto grado de especialización complementaria pudiendo ofrecer un servicio integral a las empresas.
2.- La otra ventaja fundamental es que, en una Sociedad Limitada Profesional, a las deudas contraídas se responde únicamente con el patrimonio de la sociedad, limitado por el capital suscrito, igual que sucede con una Sociedad Limitada. En que el caso de que la actividad la ejerza un profesional independiente respondería de las mismas deudas con todo su patrimonio. Otra cosa es la responsabilidad social por las actividades realizadas por un socio.
Via:www.emprendedores.es