Publicado: 14 de Marzo de 2017

El pasado noviembre el Congreso aprobó la ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo y a día de hoy, cuatro meses después, aún no se ha puesto en marcha.  Más de 3.191.291 de autónomos esperan desde entonces la entrada en vigor de la batería de medidas propuestas para facilitar la actividad del autónomo.

Vayamos por partes. Una de las preguntas que todos los autónomos nos planteamos es por qué una proposición de Ley de Reformas Urgentes de tan solo seis artículos lleva meses de tramitación. Hay que tener en cuenta que la urgencia la considera el partido que la propone, en este caso Ciudadanos, y que el proceso de tramitación no es precisamente rápido.

En febrero se creó la Comisión de Empleo encargada de su estudio y análisis en el Congreso. Desde entonces han sido cuatro los plazos de enmiendas prorrogados hasta finalizar el último el pasado 7 de marzo. A partir de ahora comienza el debate para conseguir el consenso de una mayoría simple.

Pero centrémonos en lo que realmente nos interesa, ¿cuál es esa batería de medidas urgentes pendiente de luz verde desde el 18 de noviembre de 2016?  La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo incorpora un total de seis artículos; algunos de ellos son, a priori y según fuentes consultadas,  objeto de desacuerdo entre el ejecutivo y el impulsor de la proposición. Veámoslos:

1.Tarifa plana de 50 euros

La ampliación de la tarifa plana es sin duda una de las medidas más esperadas por los autónomos. Son muchas las dudas de nuestros usuarios al respecto que según, hemos constatado, la esperan como agua de mayo.

En principio esta ampliación sólo estaría disponible para nuevos autónomos que opten por cotizar por la base mínima pero desconocemos si finalmente tendrá carácter retroactivo. La medida también podría aplicarse a los emprendedores que decidan cotizar por una base superior a la mínima.

No parece que la ampliación de la tarifa plana sea motivo de desacuerdo entre el partido que la propuso y el Gobierno ya que, recordemos, esta bonificación fue propuesta por el ejecutivo en 2013 para incentivar el autoempleo.  

2. Flexibilidad del recargo en el retraso del pago de cuotas

Facilitar un sistema más justo en los recargos por retrasos en el pago de cuotas a la Seguridad Social sí parece ser uno de los puntos de conflicto. La propuesta pretende una penalización del 3% en el primer mes, 5% en el segundo, 10% en el tercero y 20% en adelante, sin embargo, para el ejecutivo el sistema por tramos supondría  perder liquidez en las arcas de la Seguridad Social y aumentar la tasa de morosidad.

3. Hasta 4 cambios en la base de cotización

Este es otro punto con poco consenso. La medida propone aumentar de dos a cuatro el número de cambios anuales de la base de cotización. Según parece no termina de convencer al Gobierno por temor a que se convierta en una práctica defraudatoria.

4. Conciliación laboral y familiar

La reforma contempla bonificaciones para trabajadores autónomos por familiares a su cargo y por maternidad (paternidad). La medida pretende ampliar al 100% la bonificación de la cuota y equiparar los incentivos con las madres asalariadas para aquellas autónomas reincorporadas hasta dos años después de haber dado a luz.

5. Deducibilidad del vehículo

Este año 2017 podría ser el primero en que el autónomo tendría la posibilidad de equiparar la deducibilidad del IVA de su vehículo con la del IRPF. De salir adelante esta medida y probar el uso del vehículo está afecto a la actividad profesional el autónomo podría deducirse el 50% de sus gastos.

Fuentes consultadas sostienen que mayo podría ser el mes de la aprobación y puesta en marcha de la Proposición de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo. De traspasarse este límite la reforma quedaría pendiente, según el curso natural de las sesiones,  hasta la vuelta de vacaciones de verano en septiembre.

via: www.eleconomista.es